amputacionLos accidentes domésticos o laborales son causa de la amputación de miembros pero si se toman las medidas apropiadas, este puede llegar a ser reimplantado.

Recuerden actuar rápido, mantener la cabeza despejada y la tranquilidad, sabiendo que el tiempo es esencial para asegurar la correcta reimplantación del miembro. Si deciden esperar una ambulancia o no es decisión suya, pero evalúen si tienen un vehículo a su disposición, la zona en que se encuentran, y otros factores que los llevarán a decidir acerca de que opción les llevará menos tiempo.

En caso de una amputación mantengan la calma y reaccionen rápido

1-Informen al centro médico al que se  dirigen que van a enviar a un accidentado que sufrió una amputación (especifiquen si fue por arrancamiento, un corte limpio o por aplastamiento) y de la condición en que se encuentra.

2- Pongan una compresa en el miembro herido para detener la hemorragia y solo si esta no cesa, apliquen un torniquete. Es importante que traten de mantener el miembro elevado por encima del nivel del corazón.

3- Envuelva la parte amputada en gasa estéril o paño limpio pero en ningún momento use algodón cerca de las zonas heridas.

4- Introduzca la parte amputada (previamente envuelta en gasa o paño) en una bolsa plástica y asegúrese que este bien cerrada.

5- Sumerja la bolsa en un recipiente con agua y hielo o en otra bolsa con el mismo contenido (es más cómoda para transportarla).  La temperatura ideal para conservar la parte amputada durante el trayecto al centro médico es de unos 4ºC, algo que se consigue siguiendo el procedimiento previamente descrito. No pongan el hielo en contacto con la parte amputada en ningún momento, ya que el frío directo mataría las terminaciones nerviosas impidiendo su reimplantación.

6- No realicen ningún tipo de intento de limpieza ni desinfección del miembro herido ni la parte amputada ni tampoco le den al lesionado café, té ni bebidas alcohólicas.

Si se trata de una amputación incompleta, coloquen una férula que mantenga el miembro inmóvil, respetando todas las uniones que existan con el muñón las cuales son muy importantes.

En casos de amputación traumática, se recomienda no usar un torniquete ya que existe un riesgo importante de paro cardíaco al aflojarlo para evitar una necrosis. Al aflojar el torniquete no solo se oxigenan los tejidos sino que también entra al organismo una mezcla química que puede provocar un paro cardíaco al causar una fibrilación ventricular.


Tomado de: Guía Primeros Auxilios . com